Free Joomla Template by HostMonster Reviews

Acude a Jesús

Escrito por Peter Vida

Si Cristo ya pago por ti, ¿Por qué no puedes experimentar la salvación traída por El? ¿Por qué no puedes vivir como verdadero hijo de Dios? Para poder experimentar la salvación, en Cristo Jesús se requiere acudir a El. 

PRIMERA PARTE:

Algunos piensan que acudiendo directamente a Dios: al Padre, es suficiente para alcanzar la vida eterna pero hacer esto es negar la salvación hecha por Jesús en la cruz. No es suficiente con rezar el Padre Nuestro puesto que El Padre ha dispuesto dar vida eterna a través de Su Hijo como decíamos en el tema anterior.

Jesús te dice en Su Palabra:

"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí”. Jn. 14,6

Jesús ya pagó por ti en tu lugar pero para que puedas experimentar la salvación traída por El y vivir como verdadero hijo de Dios necesitas actualizar lo que hizo El en la cruz.

Por ejemplo: haz de cuenta que vienes en tu carro y cometes una infracción entonces el policía te detiene para ponerte una multa y solo tienes dos opciones, o pagas o vas a la cárcel y de nada te servirá decirle al Juez que eres un buen ciudadano, puesto que la falta que cometiste, aunque sea una, la tienes que pagar, así que si no tienes dinero iras a la cárcel a menos que acudas a alguien que pueda pagar. Pero, recuerdas que el hijo del Juez es tu amigo y el puede pagar en tu lugar. Entonces acudes a el para que te ayude, para que te salve, para que pague tu deuda. Como en el tema anterior, el habla con su padre y le dice que te perdone la multa, que él la pagara en su lugar. De acuerdo a este ejemplo ¿Que te hace falta por hacer en tu vida? Es claro, aunque Jesús ya pagó, a ti te hace falta acudir a El, decirle que te salve.

¿Y que significa acudir a Jesús?

ACUDIR A JESÚS SIGNIFICA:

  1. Tener fe.

Dice la Biblia:

Ustedes han sido salvados por la fe, y lo han sido por gracia. Esto no vino de ustedes, sino que es un don de Dios; Ef. 2,8

¿En que consiste la fe?

  1. a) En creerle a Jesús.Creer que el puede cumplir sus promesas en ti. Que El te puede dar vida de verdad. Creer que El es la Única Solución a todos tus problemas. Por eso dice Jesús que para entrar en el reino de los cielos, hay que ser como niños. ¿Por qué como niños? Por que los niños creen en aquello que nunca han visto y por eso nunca se desaniman por que esperan en aquello que nunca han comprobado. Dice Jesús precisamente:

Cambien sus caminos y crean en la Buena Nueva. Mc. 1,15b

Tener fe es como la del ciego de Jericó que al saber que Jesús pasaba por ahí gritó que tuviera compasión de el. Y al no tener respuesta volvió a insistir porque aunque nunca lo había visto, con lo que había oído hablar de El, estaba seguro que lo curaría de su ceguera. ¿Cuántas veces le pediste algo al Señor y al no tener respuesta te desanimaste?

  1. b) Aceptar a Jesús con el corazón:no con la cabeza e inundarlo con preguntas, aceptando que nada es posible sin El, reconociendo que has tratado por tu propia cuenta y que no has podido encontrar una solución a tu vida, que El no es una salida sino la única salida como dice el Apóstol Pedro:

“Señor a quien iremos, tu tienes palabras de vida”. Jn. 6,68

  1. c) Confiar en Jesús:como nuestro Padre Abraham quien confío en las promesas de Dios hasta el grado de dejar sus tierras (inclusive iba a sacrificar al hijo de las promesas). En el N.T. encontramos como ejemplos de fe a nuestra Madre la Virgen María, quien siendo adolescente confió en Dios para llevar a Jesús en sus entrañas aunque con esto arriesgara su propia vida. Los Apóstoles entre ellos por ejemplo San Pablo quien confió en el Señor y con esto tuvo mas aventuras que Brad Pit, Silvestre Stalon y Leonardo Dicaprio juntos. Dice la Biblia:

¡Bendito el que confía en Yavé, y que en él pone su esperanza! Jer. 17,7

  1. Arrepentirse.

¿De que? De todo aquello que ofendiera a Dios. Hacer conciencia del mal causado por los pecados cometidos. Arrepentirte de haberte hecho daño y de haber dañado a terceros. Arrepentirse de haber ofendido a Dios.

Al oír esto se afligieron profundamente y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: ¿Qué tenemos que hacer hermanos? Pedro les contesto ¡Arrepiéntanse…! Hech. 2,37-38

  1. Cambiar de vida.

Jesús nos dice:

"El tiempo se ha cumplido, el Reino de Dios esta cerca. Cambien sus caminos y crean en la Buena Nueva". Mc. 1,15

Es decir que si tienes fe en Jesús significa que ya no quieres ser el mismo que deseas tener una Nueva Vida. Dice Jesús:

"En verdad te digo: El que no renace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios". Jn. 3,5

Significa que debes de volver a nacer, volver a empezar. Rompe con tu pasado y a partir de hoy borrón y cuenta nueva. Por lo tanto a partir de hoy tienes que morir tú y resucitar tú con Cristo. Una Nueva Vida te espera. No tienes otro día, tiene que ser hoy. No es que vayas a ser perfecto, pero con la ayuda de Cristo, muchas cosas en ti pueden empezar a cambiar.

Cambiar significa:

Renunciar a todo pecado: puesto que con el pecado ofendo a Dios, daño a la naturaleza, a mi prójimo y a los que amo; también me daño a mi mismo. Renunciar a olvidarme de Dios, dándome cuenta que mi formación espiritual es también importante para tener éxito en la vida. Considerar que mis deberes religiosos son grandes oportunidades que me acercan a Dios y a mi prójimo.  Renunciar a violar la libertad que tienen los demás de vivir y de pensar. Si Dios nos ha regalado principalmente la libertad y no quiere que nosotros le amemos obligadamente, nosotros jamás violaremos la libertad de los demás.

Renunciar a todo rencor: quien esta con Cristo no puede odiar a su hermano. Para que Cristo habite en nuestros corazones no podemos almacenar ningún tipo de rencor. ¡Tienes que perdonar! Quizás tú me digas, pero hermano usted no sabe lo que esa persona me hizo a mí. Además ¿Porque a mi? Yo te diría: y ¿quien eres tú para decir eso? ¿Acaso Jesús dijo lo mismo: “porque a mi”? Alguien por ahí dice quizás: esta bien lo voy a perdonar si viene y me pide perdón. Pero hacer esto no tiene nada de sobrenatural, puesto que eso lo hace cualquiera. Lo importante es que tu te sientas liberado. Da tu perdón y te sentirás libre de verdad.

Renunciar a las obras de Satanás: a todo tipo de superstición, ocultismo y esoterismo: astrología y horóscopos, lectura de las cartas, de la mano, del café; güija; espiritismo, magia, brujería, hechicería, curanderismo, maleficios, etc.

Renunciar a todo tipo de vicio: televisión, alcohol, cigarro, videojuegos, chats, Internet, etc. (idolatría). No te estoy tratando de decir que no puedes hacer nada de esto sino que dejes de hacerlo en exceso, a menos que no te puedas controlar tendrás que dejarlo definitivamente. Recordar que el alcohol en exceso y las drogas terminan destruyéndote y destruyen a terceros, entre ellos a quienes amas. Por ejemplo: conducir ebrio te puede llevar a matar a personas inocentes, entre ellos a niños. Comer también en exceso es malo para tu salud y autoestima, que te puede llevar a afectar a otros.

Renunciar a la ignorancia: por no quererse cansar, por no quererse quebrar la cabeza. Reconocer que la causa de todos los males es la falta de preparación. Renunciar a conformarse con solo sentir bonito y olvidarse que Dios nos hizo a su imagen y semejanza y que quiere que nosotros busquemos también respuestas. Reconocer que Dios nos ha dado Su Palabra: la Biblia, para que nosotros encontremos respuestas en el campo espiritual, reconocer que es importante recibir la guía de personas mas preparadas. Reconocer que es importante en la Iglesia recibir una formación espiritual, doctrinal y pastoral.

Renunciar también a mal expresarme: puesto que si nos dedicamos a solo decir groserías, el problema es que cuando no las deberíamos de usar es cuando mas aparecen, lastimando principalmente a quienes amamos. Mucho de este daño que provocamos, por ejemplo, termina creando inseguridad en nuestros hijos para salir adelante en la vida. Aprendamos a saber que decir, que no decir y como decir las cosas (No se debe confundir con las mentiras).

Renunciar a todo negativismo: ver solo lo positivo en la vida. Concentrarse en lo Bueno, lo Limpio y lo Necesario. Aprender a vivir todos los días con intensidad, a llenarse del poder de Dios cada día. Agradecer a Dios por la gran oportunidad que te da de vivir este día. A tener un excelente día, todo el día, todos los días.

En Resumen: hoy tienes que acudir a Jesús, o sea: N° 1 Debes tener fe en El: créele, acéptalo y confía en El. N° 2 Te tienes que arrepentir de tus pecados. N° 3 Tienes que cambiar de vida.

SEGUNDA PARTE

Para poder lograr un verdadero cambio de vida necesitas proclamar a Jesús como Señor de cada área de tu vida.

¿JESÚS ES SEÑOR?

Claro que si. Jesús por su acto de amor hacia nosotros ha sido exaltado y glorificado por su Padre. Dice la Biblia:

Por eso Dios lo engrandeció

y le dio el Nombre

que está sobre todo nombre, para que al Nombre de Jesús

se doble toda rodilla en los cielos,

en la tierra y entre los muertos, y toda lengua proclame

que Cristo Jesús es el Señor,

para gloria de Dios Padre.

Fil. 2,9-11

¿Qué significa que Jesús sea Señor?

Que El es El Dueño Absoluto de todo el Universo: del pasado, del presente y del futuro. Por lo tanto todo cuanto existe le pertenece a El.

Jesús es mi Señor

Jesús es el Señor pero tiene que pasar a ser El Dueño Absoluto de tu vida. Jesús es el rey de muchas personas pero al estilo de la reina de Gran Bretaña que solo es un adorno de ese país puesto que no manda, el que gobierna en Gran Bretaña es el Primer Ministro y el Parlamento. La reina de Gran Bretaña tiene que firmar las leyes aprobadas por el parlamento, de esta manera muchos hermanos tienen a Cristo, cada quien decide que hacer con su vida y Cristo tiene que estar de acuerdo, pero si algo sale mal le echan la culpa de todo.

Si tu vida anda toda desequilibrada es porque hasta ahorita tu has usurpado las funciones que le corresponden a Cristo. Devuélvele a El, el Poder Legislativo, Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, déjalo ser a El: el Señor de tu vida, y tu vida va a ser distinta, yo te lo garantizo.

Tener a Cristo como Señor significa aceptarlo como guía, maestro, dueño, director en pocas palabras como centro de vida. Como dice San Pablo:

"y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí" Gál. 2,20

Como verdadero hijo de Dios, ante los problemas de la vida siempre te preguntaras: ¿Que haría Jesús en mi lugar?

Ahora hay tres tipos de personas que según creen en Cristo:

Caso 1: ¿Quién el centro de tu vida? Tu mismo. Y ¿Dónde esta Cristo? Esta fuera de tu vida. Estos son aquellos hermanos que controlan completamente su vida, tienen a Cristo como un adorno, nada más. Se acuerdan de El solo cuando necesitan quien los calme. En muchos casos piensan que Cristo tiene la obligación de atenderles puesto que hasta le van a pagar. Lo usan para sus bodas, quince años, tres años, etc.

Caso 2: En este caso Cristo si esta dentro de tu vida, pero aun así el no es el centro, el centro sigues siendo tu mismo. Estos son aquellos hermanos que acuden con frecuencia a la Iglesia. Algunos leen continuamente la Biblia, es mas otros lo defienden y continuamente lo han proclamado como Señor de sus vidas. Pero, cuando se trata de decisiones importantes en sus vidas, solo consultan a Cristo para saber su opinión, pero terminan haciendo lo que ellos creen más conveniente.

Caso 3: Este es el ideal del verdadero discípulo de Cristo. “y ahora no vivo yo, es Cristo quien vive en mí” decía San Pablo. Aquí es cuando tú dejas el trono y se lo entregas a Cristo, aquí es cuando tu te haces a un lado de tu vida y le cedes el lugar a Cristo como centro de tu vida. Ahora no se trata de consultarlo se trata de leer su palabra y obedecer lo que te pide para ti. Tomando en cuenta que el quiere lo mejor para ti. Que solo el te puede llevar al camino de la verdadera felicidad.

Tener a Cristo como Señor significa proclamarlo con los labios:

Porque te salvarás si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos.

La fe del corazón te procura la verdadera rectitud, y tu boca, que lo proclama, te consigue la salvación. Rom. 10, 9-10

Así es, puesto que si confías en realidad en El, no tienes miedo a nada, ni a las burlas de los demás porque sabes que en realidad el te va a ser feliz. Tienes que proclamarlo con los labios porque con el corazón se cree, pero con la boca se proclama.

¿Qué debo hacer entonces?

Aceptar y Proclamar a Jesús como Salvador y Señor de tu vida.

Hoy es cuando el Señor te habla, es hoy cuando le tienes que responder, es el Señor quien toca a tu puerta, a la puerta de tu corazón. Tu solo puedes abrirle. ¡Ábrele la puerta! ¡Respóndele! Puedes hacer tu oración a Jesús en este momento en un ambiente de silencio y recogimiento (puedes poner también un canto de meditación como fondo). Puedes hacerlo solo, con tu familia, amigos o vecinos.

AQUÍ ESTA UN EJEMPLO DE TU ORACIÓN A JESÚS

ACEPTÁNDOLO COMO SALVADOR Y SEÑOR:

Jesús se que durante mucho tiempo he buscado soluciones a mis problemas en la vida sin tomarte en cuenta a ti, Jesús ya no puedo mas, yo creo firmemente en que tu por mi te hiciste hombre, padeciste y moriste por mi en la cruz, por eso yo te pido que me salves, sálvame Jesús yo se que tu no me condenas por mis pecados, por eso quiero a partir de hoy que seas tu mi Salvador y Señor personal de mi vida, se tu el dueño absoluto de todo, toma tu control de mi vida. Quiero que a partir de hoy tú seas el centro de mi vida. Ya no quiero yo vivir, quiero que tu vivas dentro de mi.

Si Señor, creo que tu estas vivo, que resucitaste al tercer día, que has sido glorificado y que eres “Señor” dueño absoluto de todo y que tu Nombre es el Nombre que esta sobre todo Nombre. Por eso se tu Mi Salvador y Mi Señor, para encontrar en mi vida la verdadera libertad que tu nos das.

Gracias Señor Jesús, gracias por amarme, gracias por rescatarme del enemigo, gracias por escucharme.

Datos de Contacto

Presidente y Fundador: Conferencista y Coach

                                      Peter Vida (Pedro Beltrán)

Celular y Whatsapp: (521) 7771864109

Email: presidencia@tuconferencista.net

© Derechos Reservados. Los Articulos de Tuconferencista.net (TCN), La Red Internacional de Conferencistas y Coaches, pueden ser copiados siempre y cuando se cite al autor y su fuente.