Free Joomla Template by HostMonster Reviews

¡El Falso Camino a la Felicidad!

Categoría: Autoayuda Publicado: Miércoles, 07 Febrero 2018 Escrito por Peter Vida

Sin duda alguna, el propósito de la vida es ser feliz. No hay nada más satisfactorio que sentirse realizado, alcanzar la paz interior y vivir en plenitud.

 

Sin embargo, ahora que vivimos la Era de la Información, y que el conocimiento está al alcance de todos, nos preguntamos: ¿Por qué la mayor parte de la gente no es feliz? ¿Por qué la mayoría tiene una vida vacía, una vida sin sentido?

 

La Cultura Light

En mi opinión personal, es debido a muchos factores que muchos no son felices, pero en especial, considero que la actual cultura light ha hecho más floja a la gente, ya no quieren esforzarse, todo lo quieren lograr sin invertir tiempo, sin cansarse, sin sudar, sin responsabilidad: vivir a la ligera.

 

¿Qué se necesita hoy para hacer una sopa? Simple y sencillamente, se compran su sopa instantánea la cual con solo ponerle el agua y meter 3 minutos en el horno de microondas ya queda lista. ¿Para qué cansarse en prepararla si de esa manera se puede seguir chateando en el Facebook?

 

¿Qué se necesita hoy para hacer unos frijoles refritos? Comprar una lata de frijoles refritos, calentarlos y listo: ¡Ya están hechos los frijoles refritos! ¿Para qué cansarse? En cambio ¿Qué se necesita para hacer unos verdaderos frijoles refritos? Comprar el frijol, limpiarlo, lavarlo, ponerlo a hervir en la olla (aproximadamente de una hora a 2 horas dependiendo del frijol, debes cuidar que no se te quemen), ponerle un poco de aceite y sal al gusto, una vez que están hechos los frijoles, hay que freírlos, machacando los frijoles para que queden refritos.

 

¿Te das cuenta que lo que realmente vale la pena requiere: Tiempo, Cuidado y Esfuerzo? Pero, la mayoría eso ya no quiere.

 

Quieren tener un buen cuerpo, sin cansarse, sin sudar y por eso les engañan vendiéndoles productos pseudo milagrosos, como los aparatos para hacer ejercicio, que dan resultados para bajar de peso, invirtiendo solo 5 minutos de su tiempo.

 

En este mismo sentido, en la actualidad, muchos papás no quieren esforzarse, no quieren quebrarse la cabeza, no quieren invertir tiempo en sus hijos, aquellas parejas que ya no quieren sufrir ni llorar por hacer madurar su relación, a causa de esta cultura light.

 

Dice la canción de José María Napoleón: “Si has de tener la rosa, tienes que mirar la espina, si no sabes del dolor, no sabrás de la alegría”. ¿Cómo vas a valorar a tu pareja si al primer problema ya quieres terminar? Es esta cultura light la que hace que desechemos todo más rápido. Vivimos la cultura de consumir rápido, desechar rápido.

 

El Juego de la Tecnología y el Dinero

Para agregar, muchos le entran al juego de la tecnología y el dinero. No somos capaces de controlar nuestras emociones. Vemos que nuestro vecino ya se compro un súper celular, que lee de todo aunque él no lee de nada; entonces, rápidamente nosotros vamos también a comprar el nuestro aunque no tengamos dinero para comprarlo. Al cabo, siempre habrá una tienda que nos venda a crédito cualquier aparato. El detalle es, que la tecnología día con día se actualiza, y lo que hoy era novedad, mañana será obsoleto. La mayoría compra simplemente por seguir a los demás o incluso para presumir a los demás, el problema es que es un juego que nunca se termina y lo único que consigues es sentirte vacio.

 

Sacaste tu crédito a un año, pero olvidaste que en un año pasan muchas cosas, aunque al principio empiezas a pagar puntual, después ante alguna emergencia o problema surgido, te atrasas o pagas intereses de más. Para variar, resulta que cuando empiezas a pagar y lo haces puntual, tienes más tentaciones ya que la propia tienda te ofrece más crédito. ¿Y cómo negarse? Si estas frente a ese televisor de alta definición, imaginando como se verá en la sala de tu casa y el coraje que hará tu vecino cuando te vea llegar con él. El vendedor te motiva diciéndote que te lo puedes llevar el mismo día y comenzar a pagar después.

 

Ya no solo tienes deuda con la primer tienda, hasta te han hablado por teléfono a tu casa para decirte que: “Tu mereces tener la Tarjeta Plata de un Banco”. Otro Banco te ha dicho que mereces la: “Tarjeta Platinum” y otro te ofrece: “La Tarjeta que paga todas tus Tarjetas”. Así que ya no tienes efectivo, pero si muchas maneras para endeudarte más.

 

El detalle es que no aguantaste la tentación y ahora tienes deuda con todos. Tus deudas son superiores a lo que ganas. Si por ejemplo, tu esposa no trabajaba, ahora tiene que trabajar para ayudarte a pagar esas deudas. O quizá tengas que buscarte otro trabajo. O ambos trabajar horas extras. Es por eso que en muchas familias, los hijos le dicen papá y mamá a sus abuelos. Ya que a sus verdaderos padres nunca los ven. Cuando se van a trabajar los hijos están durmiendo, cuando llegan de trabajar los hijos están durmiendo. Y luego afirman: “¡Yo no sé a quién salieron mis hijos!” Por supuesto que no sabes, nunca estuviste con ellos. Caíste en el juego de la tecnología y del dinero.

 

Cuando se cae en ese juego ¿Cómo se siente la persona? Ya con presión, ya que la presión de las deudas la agobian. Siempre esta acelerada, siempre corriendo, el tiempo se le va rápido. Pregúntale a este tipo de personas la hora: “Disculpe ¿Qué hora es?” Y te contesta alarmada, sea la hora que sea: “¡No se! ¡Pero, ya es bien tarde!”. Esta persona después se quejará de la presión, de la gastritis, del corazón, etc. Ella misma se ha buscado sus males.

 

Por la misma presión que lleva, el tiempo para esta persona se le irá rápido. Ya que no tiene tiempo para detenerse a disfrutarla.

Visto: 271

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Datos de Contacto

Presidente y Fundador: Conferencista y Coach

                                      Peter Vida (Pedro Beltrán)

Celular y Whatsapp: (521) 7771864109

Email: presidencia@tuconferencista.net

© Derechos Reservados. Los Articulos de Tuconferencista.net (TCN), La Red Internacional de Conferencistas y Coaches, pueden ser copiados siempre y cuando se cite al autor y su fuente.